Propiedades estratégicas de la villa de Orizaba y el Padrón militar de familias españolas, castizas y mestizas de 1791. II

De los varones se hacía hincapié en su jerarquía dentro de la familia, el sexo, la edad, calidad, origen geográfico, estado civil, si era aprendiz de algún oficio, situación de escolaridad así como su  estatura (recurrentemente aparecen de 5 pies a 5 pies 2 pulgada) y su talla, por ejemplo:

“Juan Antonio Reyes, castizo de 26 años, de corta talla[1] […] don José de 20 años de 5 pies, colegial en Puebla; don Benito de 16 años de 5 pies, estudiante”[2]

Estas tallas confirman las tesis sobre la relación entre la estatura de los reclutas de las milicias y su poder adquisitivo en ciertas regiones, según Rafael Dobado y Héctor García en la Nueva España suroriental la estatura era solo algo menor que las medias europeas por lo que contribuyen al debate sobre las causas del desarrollo de lento crecimiento y desigualdad.[3]

Las categorías empleadas en la clasificación de los datos deben ser tomadas con cuidado. En primer lugar tenemos las oposiciones binarias, las principales en el sistema de clasificación; hombres adultos, mujeres y niños, parientes y los que no lo eran. Llama la atención el uso del término “promete” para todos los varones que comprendían un rango de edad de entre 13 y 14 años, esto hace referencia a los jóvenes próximos a acceder en las milicias provinciales, pues para entonces la creencia consideraba la edad de 15 años como el paso a la edad adulta y que a partir de los 16 podían ser reclutados:[4]

“Antonio Obando, mestizo de 14 años, platero, promete; Josef Obando de 13 años, barbero, promete, y una doncella”.[5]

De la misma forma se hacía mención contraria cuando un veterano ya estaba impedido por su edad para participar en el cuerpo militar regular o dentro del enganche de milicias bajo la rúbrica de “impedido”:

“Francisco Molina, europeo de 48 años, impedido, sirvió en Granada, con María Rojas, española”[6]

  1. La procedencia.

Sobre la procedencia de la población empadronada se puede observar claramente que al menos para ese sector del casco de la villa la cantidad de españoles peninsulares es elevada, aunque no se menciona sus localidades de origen, solo aparecen como “europeos” salvo en un único caso donde se menciona a un individuo como “natural de canarias”[7] Esta población española se dedicaba al comercio, pero también a actividades relacionadas con el estanco del tabaco (guarda de la renta, cosecheros, etc.) y comerciantes; construyendo unidades familiares complejas y extensas contando con hijos, ahijados, dependientes europeos y mozos que habitan en zonas de reciente construcción o casas mestizas siendo al mismo tiempo viviendas y almacén.[8]

Por su parte, sobre las procedencias de los “españoles americanos”, algunos por supuesto “naturales de esta villa”, otro más de las cercanías: Perote, Acazingo, Maltrata, Nueva Veracruz, Córdoba, Xalapa. Existe un déficit de individuos del sotavento, a excepción de una española de Cosamaloapan, pero si una gran cantidad de personas del altiplano central y occidente: Guadalajara, Izucar, Querétaro, Puebla, Zacatlán de la Manzanas, Tepeyahualco, Tecamachalco, Tehuacan, San Andrés Chalchicomula, Zacatecas y Tlaxcala. También de la zona del sureste: Oaxaca, Xamiltepeque, San Juan de los Llanos, Tlacotepeque; además, nos encontramos con españoles americanos procedentes de Guatemala y de La Habana, lente interesante sobre los flujos migratorios en función de la cuadricula económica que estas herramientas estadísticas nos muestran.[9]

  1. La ocupación.

La segunda variante de análisis es el oficio-ocupación y los cargos dentro del espacio urbano comprendido por estas 39 calles, se hizo referencia escasamente sobre oficios de mujeres. Como la población censada es blanca, no sorprende que todos los cargos eclesiásticos sean de europeos como Prior Fray, Presbítero capellán del hospital, Cura y juez eclesiástico, Prepósito administrador de los diezmos de la santísima iglesia y Presbítero. Los cargos administrativos que aparecen a lo largo de las 189 fojas son: alcalde ordinario, regydor y alguacil mayor, administrador de la renta del tabaco, administrador de alcabalas, guarda de la aduana, escribiente, reconocedor del real resguardo, oficial mayor del oficio del cabildo, mayordomo de la jabonería, meritorio de la fábrica, escribiente y portero de factoría. Por último, los oficios fueron una de las preocupaciones que llevaron a la realización del padrón; por motivos de real hacienda era necesario contar con estos datos precisos, sobre todo ante una cantidad nada despreciable de censados como “sin oficio”. Se registraron desde dueños de trapiches hasta zapateros, purero de la fábrica, maestro sastre, carpintero, cosechero, aprendiz, arriero, operario, ranchero, tratante, barbero, músico, confitero, panadero, tejedor, platero, labrador y además:

“Don Luis Antonio González, europeo de 60 años, maestro de primeras letras, con Josefa Pezellin, española, con 3 hijos”.[10]

Por su carácter militar, es esperable que aparecieran los rangos de algunos castrenses censados como: subteniente del regimiento provincial de Córdoba, cabo veterano, tambor del regimiento de Córdoba, tambor, oficial real, medico de real armada y sastre miliciano. Pero resulta interesante que también se hace mención a los grados de escolaridad como bachiller y estudiante del colegio de San Idelfonso. Por último, inclusive hace mención a los agregados en las unidades familiares como arrimado en calidad de sirviente, sirviente mestizo y sirviente español. En todos los casos, estas actividades están ligadas a la población de españoles puesto que los primeros puestos estaban exclusivamente reservados para ellos mientras que los criados eran para su servicio de “asesoría”.

  1. Género y estado civil.

Como hemos visto la importancia de estos padrones es variada, pues no solo presentan información susceptible de proporcionarnos un cuadro acabado de características de la población de Orizaba, sino que, como en la mayoría de casos observados en los censos mandados por Revillagigedo, estos no registran información puramente militar pues proporcionan el sexo y el estado civil, una variable que también se supuso con frecuencia por los empadronadores.[11]

Sobre el género el padrón militar solo arroja datos específicos y constantes sobre su calidad en la población adulta (mayor de 16 años) por lo que solo se toman estas muestras, excluyendo por el momento a doncellas y niños del universo estadístico: 835 eran mujeres y 880 eran hombres, un resultado esperado dado que el casco urbano tiene unas determinadas actividades ocupacionales que constituían redes familiares complejas. La amplia mayoría eran españoles americanos, un total de 1584, 830 mujeres y 754 varones; mientras tanto la cantidad de españoles europeos era muy menos reduciéndose solo a 131 individuos, divididos en 126 varones y 5 mujeres.

Situándose específicamente en el caso de las mujeres, en su gran mayoría no se detalló su ocupación, en los casos en los que si se contó con este dato arrojó que eran criadas “españolas” En ambos géneros la mayoría de la población era soltera y casada, de hecho, todas las españolas europeas eran casadas, finalmente el status de enviudes lo tenía generalmente el género femenino representado además el más escaso estado civil.

Sobre los infantes, los menores de 13 años, niños fueron un total de 387 y 421 niñas. Los jóvenes dentro de la categoría “promete” por ser próximos a reclutarse, de entre 13 a 15 años, sumaron un total de 96. Mientras que las doncellas, que según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española de 1791 son “la mujer que no ha conocido varón” y “criada que sirve cerca de la señora y se ocupa en hacer labor”[12], sumaron un total de 537.

Finalmente agrego, padrones militares como el de Orizaba abren interesantes vetas para pesquisas mucho más profundas, contribuyen como instrumentos a entender un proceso que se forjó en la segunda mitad del siglo XVIII, la llamada “militarización” del gobierno en el que solo los cuerpos castrenses, por ser un cuerpo jerárquico y disciplinado, fueron capaces de llevar a cabo una racionalidad técnica en la administración virreinal.[13]

Pd: Próximamente pondré en esta entrada la liga con el padrón digitalizado.

[1] AGN. Padrones, año de 1791. Vol.19. f.58v.

[2] AGN. Padrones, año de 1791. Vol.19. f.2

[3] Véase. DOBADO Y GARCIA. “Neither so low nor so short! Wages and heights in eighteenth…”, 48 pp.

[4] CASTAÑEDA Y GÓMEZ. “La población de Guadalajara de acuerdo con el padrón militar de 1791 y el censo de la intendencia de 1793”, p.49

[5] AGN. Padrones, año de 1791. Vol.19. f.129v.

[6] AGN. Padrones, año de 1791. Vol.19. f.94v.

[7] AGN. Padrones, año de 1791. Vol.19. f.44

[8] GARCÍA DE LEÓN. Tierra adentro, mar en fuera. El puerto de Veracruz y su litoral a sotavento, 1519-1821, p. 891

[9] Según el padrón de Tehuacán de 1791 también existía presencia de españoles americanos procedentes de la Habana para el mismo periodo. Siendo para este caso el 46% de los no nativos procedentes de ultramar. GRAJALES Y ARANDA, “Perfil sociodemográfico de Tehuacán durante el virreinato”, p.71

[10] AGN. Padrones, año de 1791. Vol.19. f.112

[11] MIÑO, “El censo de la ciudad de México de 1790”, p.666

[12] http://buscon.rae.es/ntlle/SrvltGUIMenuNtlle?cmd=Lema&sec=1.0.0.0.0. (Consultado el 30/11/14)

[13] MARTIRÉ, “La militarización de la monarquía borbónica. (¿Una monarquía militar?)”, pp.448 y 464.

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Propiedades estratégicas de la villa de Orizaba y el Padrón militar de familias españolas, castizas y mestizas de 1791. I

Las capacidades de oficios artesanales con los que contó la villa de Orizaba en las últimas décadas del siglo XVIII fueron sin duda un incentivo a las cualidades estratégicas que ganó, tanto por que dichos artesanos podrían ser enrolados militarmente como por proyectos de corte técnico militar, como fue el caso del relevante plan de una fundición real de armamentos de julio de 1777.[1] Cabe resaltar que Orizaba contaba con una pujante población que la llevo desde 1774 a obtener el título de “Villa”.

En esta época se ejerció una férrea hegemonía sobre el circulante de la región, invertido en grandes construcciones. Es decir, gracias al poder económico pues albergaba a los ricos comerciantes y cosecheros; al tiempo que, como reflejo del poder económico y político de su elite, contaba con grandes obras publicas de reciente creación como: puentes y calzadas, que mejoraron considerablemente el transito tanto por la villa como por el mismo valle.

1Fuente:  Ribera Carbó. 2002.

“Se construyó el puente de la Borda, el puente de Santa Anita, los de la Escalameda y Jalapilla, el puente de la Garita de Angostura, uno en el pueblo del ingenio, uno en la barranca de Metlac, […] una calzada desde la garita de la Angostura hasta el pueblo del ingenio”.[2]

Se entiende entonces que, el desarrollo del poder de la elite local gracias a la cosecha del tabaco, que desde 1764 se había convertido en un estanco, influyó en las obras de mejoramiento vial[3], sin duda un determinante vital para la logística de una estrategia bélica correcta, el poder movilizar fácilmente a cuerpos militares. Además, contaba con un sistema efectivo para controlar oleadas epidémicas (hospital de San Juan de Dios) que podían hacer peligrar no solo las vidas de tropas acantonadas, sino de expertos difícilmente reemplazables. Otro factor que determino el crecimiento de la traza urbana fue el comercio, ya que la cabecera era unos de los principales núcleos mercantiles dentro una red de vías que se adscribía a la gran camino Veracruz-México, base de una red de comercio interregional entre centro, oriente, sur, sureste del Virreinato, con ramajes que llegaban incluso hasta a la capitanía de Guatemala.[4]

Todo lo anterior determinó por qué, en 1775, una junta de guerra eligió a la villa de Orizaba como sede de los cuarteles del ejército, visitándolo el mismísimo virrey Branciforte para dirigir los ejercicios de entrenamiento militar pues se decía que Inglaterra atacaría en dos frentes, desde Canadá avanzaría por el rio Misisipi hacia las Provincias internas y desde Jamaica para invadir Veracruz.[5]

Por otra parte, considero oportuno recordar que un binomio que va de la mano es el del crecimiento urbano y la disponibilidad de servicios. Ya que la hegemonía de Orizaba en la zona benefició sin duda el crecimiento demográfico, la traza urbana tendió a ampliarse con una implícita mejora en la oferta de servicios básicos y en el porcentaje de los individuos dedicados a satisfacer estas semanas mediante la transformación de las materias primas; por tanto, no es sorpresa que se contara con un gran número de herreros, carpinteros, curtidores de cuero, zapateros, tejedores, albañiles panaderos coheteros, etc.[6]

Plano 1. Distribución de los herreros, herradores y carpinteros Orizaba en 1791.[1]

3

Fuente: Valle Pavón. 1996. p. 140 y p.146.

Elaborado con la superposición de los planos 1 y 7 de la ciudad de Orizaba para 1791. Tras una investigación y comparación entre la traza urbana contemporánea gracias al mapa satelital Google Earth y los planos anteriormente citados. 

Ahora bien, el Padrón militar de familias españolas, castizas y mestizas de 1791 fue ordenado por el virrey Revillagigedo para la provincia de Orizaba como un medio previo y dispositivo para la creación oportuna de milicias y ejecutado por Don Vicente Nieto, teniente en jefe del regimiento de Córdoba y Jalapa, en septiembre y se prolongó desde la plaza mayor hasta la zona rustica de la periferia,

El empadronamiento de la población se efectuó a partir del “circuito de plaza mayor” abarcando las cuadras de la traza urbana y barrios circundantes. Sin embargo, por los alcances y objetivos de este trabajo se ha escogido solamente la parte referente al casco de la villa, (185 fojas del documento) y comprendiendo 39 calles.

Tabla . Calles dentro del casco de la villa de Orizaba, 1791.

 Cerrada del CarmenDe las tres CrucesDel CarmenDe la bóvedaDe las damas,Primera Real  Segunda RealDe San RafaelReal ViejaDe San MiguelDe la SortijaEl […] arioDel Molino

De los carboneros

 De la factoríaDe la campanaDel curatoDe la perlaDe Santa RitaDe las Alcantarillas  De YxhuatlancilloDe la AmarguraCerrada de JalapillaCerrada de la sabanaDe rincón grande  Del hospitalDel encierroDe Nuestra señora de GuadalupeDel MarquesDe la DoloresDe la Asunción   Del CristalDe la gloria EscondidaDe los cerrosDe San Juan de DiosDel AmeyalDe la del puente. 

Fuente: AGN. Padrones.83, vol.19, ff. 2-187.

Primeramente al abordarlo habría que preguntarse: ¿Qué es un padrón militar? A diferencia de otros padrones civiles contemporáneos como el de la Nueva Veracruz estos colocan datos sobre los miembros del cuerpo del ejército regular y milicianos, se privilegia la información acerca de las viviendas con familias de europeos (tanto españoles peninsulares como españoles americanos), de mestizos y de castizos (los que tenían mezcla de mestizos y españoles)

Ambos resultan una limitante para comprender íntegramente la estructura social y urbana de las locaciones; pero al mismo tiempo, nos muestran una división en el espacio urbano, en este caso por ocupación, pues la mayoría de la población española que se concentraba en el casco se dedicaba al oficio de carpinteros y herreros o eran comerciantes, confirmando lo marcado por el plano anteriormente presentado.

Los empadronadores fueron curas, párrocos, oficiales reales y vecinos quienes levantaron el censo empezando desde septiembre hasta noviembre de 1791; los datos fueron recabados con letra clara en cada una de las casillas donde se vaciaron el nombre de la calle, el número de la casa, el número de familiares, quienes eran hombres y mujeres, niñas y niños, así como el total. En la casilla sobre los datos de los habitantes se marcó el nombre, la calidad, la ocupación, su puesto burocrático civil o eclesiástico, los estudios, edad, estado civil, los familiares anexos, etc. Por su carácter militar es que, a diferencia los padrones civiles, se agregaron las estaturas de los varones.

Aunque las autoridades virreinales no excluyeron de las milicias a los indígenas, mulatos y demás castas, como se toma en consideración solo el casco de la villa, aparecen preferentemente en el padrón familias de blancos; de hecho cuando se topaban con una casa sin calidad de sangre solo colocaban en la casilla de información general “la viven indios” o “la viven pardos”. Como se nota, todos los datos seguramente fueron recogidos por los empadronadores de vivienda en vivienda (aunque además se agregaron “gente de conventos”, “gente de los hospitales” y “casas capitulares de indios”), otros la organizaron calle por calle y un tercer grupo la organizó y pasó en limpió. Una vez catalogados, éstos arrojaron luces sobre interesantes cuestiones. Por ejemplo, en las listas de empadronamiento, existen algunas referencias al estado de salud en que se encontraban los varones propensos al servicio militar bajo la denominación de “licenciado de milicias por enfermo habitual”.

“José María Huerta, español de 28 años, purero tambor, licenciado de milicias por enfermo habitual, soltero”. (f.19)

Por las características militares del empadronamiento, se recogió mayor información de población masculina que femenina. Estas últimas aparecían registradas bajo los datos de nombre, calidad étnica, estado matrimonial, en caso extraordinario el oficio y edad. Así mismo se hacía referencia al número de hijos, criados, huérfanos y parientes.

“Doña Mariana Bringas de Castañeda, viuda, española, con 3 hijos: don José Joaquín de la Llave, de 21 años, de 5 pies, colegial en Puebla; don Julián de 19 años, de 5 pies, colegial en id; don José de 16 años, de 5 pies, labrador; cajero Alonso Rego español de 35 años, de 5 y 1, soltero,/, criadas dos doncellas españolas”.(f.47)

Esto, tal y como sucedía en los censos peninsulares, es sinónimo del respeto que se dio a “las jerarquías y las prelaciones” pues nombra en primer orden al padre de familia, seguido de la esposa, hijo mayor. Si estaba casado, la nuera que se anexionaba al núcleo familiar del marido, detrás los hermanos menores, o si una hija casada vivía en la casa paterna entonces aparecía primero el yerno. Enseguida aparecían las hermanas, parientes lejanos, criados y huérfanos recogidos.

[1] Véase. BAEZA,  “Fundición de Artillería en Nueva España: Proyectos Fallidos, la alternativa de Sevilla (1722-1794)”, pp.879-903.

[2] RIBERA CARBÓ. Herencia colonial y modernidad burguesa en un espacio urbano, pp. 41-42.

[3] Cuando el Virrey Branciforte decidió llevar consigo a su mujer y a su pequeño hijo a Orizaba en 1797, su petición de un camino cómodo y adecuado para viajar en carruaje hizo que el jefe de ingenieros del ejército, Miguel Constazó, tardara semanas en examinando los caminos y pidiendo se repararan con cuadrillas de indígenas. Finalmente se necesitaron seis días para llevar a Branciforte de la ciudad de México a Orizaba. ARCHER, El ejército en el México borbónico, 1760-1810, p.60

[4] VALLE PAVÓN, “Ocupación y especialización en la Villa de Orizaba en 1791”, p. 182.

[5] ARCHER, El ejército en el México borbónico, 1760-1810, p.67

[6] RIBERA CARBÓ, Herencia colonial y modernidad burguesa en un espacio urbano, pp. 41-42; VALLE PAVÓN, “Distribución de la población en el espacio urbano de Orizaba en 1791”, pp. 141-149; VALLE PAVÓN, “Ocupación y especialización en la Villa de Orizaba en 1791”, pp. 189-215.

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Presentación del Diccionario Iberconceptos II ¿Como conseguirlo?

Recientemente ha sido presentado el segundo tomo del Diccionario Iberconceptos en México, la obra resulta fascinante pues es fruto de un proyecto internacional de investigación que analiza las transformaciones de una veintena de conceptos políticos clave en habla hispana y portuguesa en ambos lados del Atlántico desde fines del XVIII hasta 1870.

Captura

Lo único complejo es conseguirlo, por lo que he aquí una breve descripción de la composición de diccionario y para los interesados como poder solicitarlo.

  • 10 volúmenes referentes a los 10 conceptos siguientes: Civilización, Democracia, Estado, Independencia, Libertad, Orden, Partido, Patria, Revolución, Soberanía.

12 países y regiones: Argentina, Brasil, Caribe-Antillas Hispanas, Centroamérica, Colombia, Chile, España, México, Perú, Portugal, Uruguay, Venezuela.

 

tomo I:
Javier Fernández Sebastián (dir.): Cristóbal Aljovín de Losada, Joáo Feres Júnior, Fátima Sá e Melo Ferreira, Noemí Goldman, Carole Leal Curiel, Georges Lomné, José M. Portillo Valdés, Isabel Torres Dujisin, Fabio Wasserman, Guillermo Zermeño (eds.), Diccionario político y social del mundo Iberoamericano. La era de las revoluciones, 1750-1850, Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales – Fundación Carolina – Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, 2009, tomo 1.

tomo II:
Javier Fernández Sebastián (dir.); Cristóbal Aljovín de Losada, Gerardo Caetano, Noemí Goldman, Gabriel Entin, Joáo Feres Júnior, Fátima Sá e Melo Ferreira, Luis Fernández Torres, Loles González-Ripoll, Carole Leal Curiel, Annick Lempériére, Georges Lomné, Alejandro San Francisco, Pablo Sánchez León y Guillermo Zermeño Padilla (eds.), Diccionario político y social del mundo iberoamericano. Conceptos políticos fundamentales, 1770-1870. Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales – Universidad del País Vasco, 2014, tomo II, en 10 vols.

Obra completa:
Javier Fernández Sebastián (dir.), Diccionario político y social del mundo Iberoamericano, Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2009 y 2014, 11 vols. en 2 tomos.

Precio del Diccionario:

El tomo II se vende sólo como conjunto de los 10 volúmenes en un estuche, al precio total de 60 euros. Disponible en librerías especializadas, incluyendo en la sede del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales en la Plaza de la Marina Española
(véase más abajo la dirección completa) así como en la librería Virtual del CEPC: http://www.cepc.gob.es/tienda  Centro de Estudios Políticos y Constitucionales Plaza de la Marina Española, 9 – 28071 Madrid (España)
Tel. 914228994 – 914228973
publicacionescepc@cepc.es

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

“Por el barrio de Minas hasta rematar en la casa de Casanoba”. Breve análisis demográfico de la Nueva Veracruz, 1791. (II)

  1.       Análisis de la fuente: El Padrón del Virrey Revillagigedo en 1791

Para el análisis de la composición étnica y ocupacional urbana de la Nueva Veracruz de fines del siglo XVIII usé el padrón que el virrey Revillagigedo ordenó formar en 1791 como fuente primaria, este fue digitalizado en un CD-ROM por el Archivo y Biblioteca Histórica de la ciudad de Veracruz en el año 2002, recurso al que tuve acceso en varias ocasiones sin realizar paleografía.

Sobre el Padrón este tuvo dos exclusiones marcadas por instrucciones específicas para su levantamiento: solo consideró la población residente en intramuros, dejando fuera la establecida en extramuros, y tampoco contempló a los militares, de manera que no comprendió datos sobre la guarnición de tierra y la fuerza militar estacionada en la fortaleza de San Juan de Ulúa. Dos señalamientos más deben hacerse. Primero: si bien, en términos generales, el padrón, dividido en cuatro secciones, se conservó en buenas condiciones, algunas partes presentan dificultades para su lectura o son ilegibles. Segundo: de las cuatro secciones que lo integran, tres de ellas son uniformes en los datos que proporcionan sobre, por ejemplo, nombre de propietario o cabeza de familia, oficio, estatus étnico, origen, estado civil, edad, nombres y edades de familiares, dependientes y sirvientes, y sexo; la cuarta sección tiene omisiones en varios de los rubros listados. Pese a las deficiencias señaladas, resulta indudable que el padrón de 1791 es rico en información y posibilidades para adentrarse en el conocimiento de la estructura urbana porteña de las postrimerías coloniales, constituye una ayuda en la reconstrucción de familias, contribuye al estudio de las relaciones entre grupos sociales, permite conocer la complejidad de oficios y profesiones, aborda la migración de mano de obra y facilita la reconstrucción de la composición étnica.

El documento muestra que, para efectos del levantamiento del padrón, el recinto amurallado se organizó en cuatro secciones y que la información se ordenó de norte a sur. La primera sección correspondió a la zona norte del puerto cuyo movimiento estaba marcado por el tráfico mercantil de mar y tierra. Próxima a la fortaleza de San Juan de Ullúa, se extendía desde la plazuela de la Caleta hasta los conventos de San Francisco y San Agustín. Incluía dos de las puertas más importantes de la muralla, la del Muelle y la de México. La proximidad de esta zona al centro de Veracruz hizo depender sus ritmos y dinámicas de la vitalidad portuaria, es decir, de las necesidades y de los servicios requeridos por comerciantes y viajeros. Su importancia era económica. El muelle, la Aduana, la Real Contaduría, el oficio de registro y las casillas de resguardo y de marina eran todos inmuebles oficiales en torno a los cuales se levantaron casa-habitación, tiendas, almacenes y mesones. Por pequeñas y estrechas calles, como la de las Damas, la de la Caleta, y la de la Pastora, circulaban carretas y recuas, cargadores, aguadores, marineros, viajeros, comerciantes y mercaderes.

La segunda sección comprendió la parte central del espacio urbano, el corazón político y religioso de la ciudad en donde de igual forma se manifestaba la influencia del grupo mercantil local. Era parte donde estaban ubicados la Plaza de Armas, el ayuntamiento, la parroquia, los portales de Miranda y la plazuela del Mercado.

La población situada entre la puerta Nueva, el fuerte de la estacada, el hospital de Loreto y el barrio conocido como “de Minas”, conformó la tercera sección del padrón. Quedó entre la sección del centro, sede de la administración política y religiosa portuaria, y de la cuarta sección, la zona del extremo sur del recinto amurallado que lindaba con los arrabales de extramuros y que ere el espacio de las masas populares. En esta última sección, entre los baluartes de Santa Bárbara y Santiago, estaban ubicados los cuarteles de artillería y de dragones, los conventos de la Merced y de los betlehemitas, la Real Proveeduría, las Atarazanas y una especie de galera utilizada como cárcel pública.

Visto en conjunto, debe afirmarse que el padrón de Revillagigedo contiene información que hasta la fecha ha sido poco analizada a profundidad. Se han dejado de lado las múltiples posibilidades que pueden desprenderse del estudio sistemático e integral de los datos que contiene los cuales, combinados, se insiste, con los de otras fuentes primarias, probablemente permitirían comprender mejor el proceso de crecimiento y formación urbana de la plaza porteña, y explicar sus afinidades y diferencias con otros núcleos urbanos de la época más allá de las interpretaciones fundadas en el monopolio mercantil trasatlántico o en la orografía, clima e insalubridad de la “tierra caliente”.

Para este análisis demográfico solo me enmarcaré en el caso del tercer cuartel de este Padrón que comprende desde “la esquina de la casa de Don Francisco Puentas hasta la de Don Juan de Bausta, y desde ella hasta el frente de la estacada, tomando la vuelta por el barrio de Minas y el hospital de Loreto, hasta rematar en la casa de Casanoba”. Recordando que en dicho censo no se contabilizó a militares por lo que la población registrada solo es civil. Se tomó una muestra de 106 casos analizándose según las siguientes variables: 1) Procedencia, 2) Ocupación., 3) Casta, 4) Edad, 5) Género y Estado Civil.

La hipostasis general de este este análisis demográfico es que existió racismo en función del nulo acenso social y acceso a cargos públicos por parte de poblaciones no “españolas” locales o europeas en el Veracruz virreinal. Para enmarcar debidamente el impacto de este ejercicio se comprende que a pesar de ser 106 casos solo se realizó la paleografía de las fojas 30 a 42 del documento entero, creo que el número de casos puede ser una muestra representativa de la demografía del puerto puesto que se utilizó una zona urbana intermedia entre el centro de los intereses metropolitanos y la periferia de los arrabales. Sobre el desarrollo del análisis de cada ejercicio estadístico, estos fueron realizados con el programa SPSS Statistics Versión 21.

  1. 1.      La procedencia.

ProcedenciaSobre la procedencia de la población censada se puede observar claramente que al menos para ese sector la cantidad de españoles peninsulares es elevada, siendo Asturias y Galicia su principal origen. Esta población española se dedicaba al comercio construyendo unidades familiares complejas y extensas contando con hijos, ahijados, dependientes europeos y mozos que habitan en zonas de reciente construcción o cajas mestizas siendo al mismo tiempo viviendas y almacén.[1]

También observamos alta frecuencia en individuos con procedencia del sotavento, del sur hinterland del puerto, Tabasco y Tlacotalpan, esto por la importancia estrategia que como se explica en el principio de este texto se le dotó al seno mexicano, lo que ocasiono movilizaciones poblacionales de estas zonas del sotavento al puerto de Veracruz. Pero dichos movimientos no solo se limitaron a la zona hinterland inmediato, del análisis de la tabla 1 podemos notar la diversidad extrema de lugares de procedencia de los habitantes de este tercer cuartel, el resto del virreinato, Guinea, Cuba y diversas zonas de España; pero me llama poderosamente la atención el dato de un pardo libre proveniente de Cartagena de Indas en el virreinato de la Nueva Granada que se había asentado en la Nueva Veracruz de mediados del XVIII. Lentes interesantes sobre flujos migratorios de libertos inusitados que la estadística nos muestra.

  1. 2.      La ocupación.

La segunda tabla sobre oficio-ocupación del espacio urbano del tercer cuartel nos arroja una población de “Asesoría” como Ocupaciónla ocupación más desempeñada, seguida de mercaderes y criados; en todos los casos estas actividades están ligadas a la población de españoles puesto que los primeros puestos estaban exclusivamente reservados para estos mientras que los criados eran para su servicio. Otro dato interesante y que liga este nivel de análisis con el de la procedencia es que en esta zona se encuentran habitando personas con cargos extraordinarios como “Sobrestante de forzados” (especie de cuidador de presos), “Estudiante”, “Oficial de la Real Contaduria natural de la Nueva Veracruz”, “Rejidor de la Nueva Veracruz”, “Rexidor de Alferez Real honorario de la Nueva Veracruz”. Lo que salta a la vista es la ausencia de artesanos o el bajo número de Pulperos, esto se explicará con un análisis cuantitativo de las castas que habitaron esta zona urbana.

  1. 3.      Las castas.

Como desde el análisis de la procedencia se venía apuntando y se confirma con el análisis ocupacional, la cantidad de españoles que había en el tercer cuartel del padrón era grande seguida de la de “españoles” nativos y mestizos, mientras que la cantidad de pardos, morenos y sobretodo indios era mucho menor. Esto se confirma por la ausencia de ciertas actividades.

El grueso de la población de negros y mulatos, que constituye la mayoría de los habitantes de la ciudad, son libres, y muchos de ellos son jefes de familia y cabezas de vivienda: por lo general de talleres artesanales que puede sustentar esposa, hijos, apéndices y parientes lejanos. Por otra parte, muchos de los indios recién llegados a la ciudad proceden del interior (Nueva Santander) y son vendidos y tratados como “esclavos de buena guerra”[2] En prueba de caso no aparecen ni artesanos desde el nivel ocupacional, ni los “mecos” desde el ámbito social, estos últimos indignas ex esclavizados tras la conquista de territorios norteños de la segunda mitad del siglo XVIII y  que se habían vuelto libres escapando y amparándose dentro de las murallas de alguna ciudad como la Nueva Veracruz. Una última reflexión sobre la casta está relacionada con el género, según la gráfica numero 3 el grueso de los hombres se concentra en los españoles peninsulares mientras que el grueso de las mujeres del tercer cuarteles pertenece a “españoles” a secas, lo que significa criollos jarochos, mujeres de la elite que se casaban frecuentemente con peninsulares de no tan buena posición en la metrópoli pero que les permitía a las elites locales de Nueva Veracruz “blanquearse”.

  1. 4.      Edades.

Sobre las edades de este universo censado salta a la vista que es sumamente joven el muestreo, la mayoría pertenece al rango de 17 a 22 años y conforme se va aumentando la edad disminuye la cantidad de individuos, esto podría explicarse porque a pesar de los novedad en servicios urbanos que para fines del XVIII ofrecía la Nueva Veracruz la salubridad era un tema pendiente. El peligro que se cierne sobre la ciudad, a pesar de todos los indicios de urbanidad y modernidad sigue siendo la periódica aparición de la fiebre amarilla, la que causaba severos estragos en época de lluvias. Desde 1790 por lo menos otras zonas tropicales como el paludismo se hacen presentes y aumenta la mortalidad infantil de manera exponencial.[3] Esto se arroja en el censo claramente pues la cantidad de infantes es escasa, los umbrales más críticos se encuentran en las 3 y 10 años.

  1. 5.      Género y estado civil.

Estado CivilSobre el género se arrojan interesante datos, 57 son hombres y 49 mujeres, un resultado esperado dado que el tercer cuartel tiene unas determinadas actividades ocupacionales. Los hombres eran en mayoría españoles europeos, españoles (criollos) y pardos, contando con escasos indígenas; además de venir de España los europeos, los pardos provenían en su mayoría de la Antigua Veracruz y los indígenas venían del interior del virreinato, de San Andrés Chachicomula.

Sobre las mujeres en la mayoría de los casos no se detalló su ocupación, en los casos en los que si se contó con este dato arrojo que eran la mayoría pardas, mestizas y en inmensa mayoría criadas “españolas” o esclavas de Guinea, de hecho, todos los esclavos registrados en el tercer cuartel del puerto pertenecían al género femenino ¿A qué se debe esto? La respuesta se haya en que para el siglo XVIII, en estas latitudes y eminentemente en el ámbito urbano la esclavitud no era aquella que comúnmente asociamos, no estaba ligada a trabajos forzados de jornales en el campo, sino una esclavitud doméstica, tener esclavos en casa era costoso y más que una cuestión rentable de producción económica era una forma de ostentar un estatus social por parte de los españoles (que son la mayoría en este cuadro de la ciudad), este tipo de esclavitud era solo reservado para mujeres afro descendientes y eso explica su desmesurado numero con relación a las actividades ocupacionales.[4] Aparte de las mujeres de Guinea la mayoría del sexo femenino procedía de Xalapa, Tlacotalpan y Tabasco. En ambos géneros la mayoría de la población era soltera y casada, finalmente el status de enviudes solo lo tenían el género femenino representado además el más escaso estado civil.


[1] García de León, Antonio. Tierra adentro, mar en fuera. El puerto de Veracruz y su litoral a sotavento, 1519-1821. Fondo de Cultura Económica/Secretaria de Educación del Estado de Veracruz/ Universidad Veracruzana. México DF, 2011; p. 891

[2] García de León, Antonio. Tierra adentro, mar en fuera. El puerto de Veracruz y su litoral a sotavento, 1519-1821. Fondo de Cultura Económica/Secretaria de Educación del Estado de Veracruz/ Universidad Veracruzana. México DF, 2011; p. 892.

[3] García de León, Antonio. Tierra adentro, mar en fuera. El puerto de Veracruz y su litoral a sotavento, 1519-1821. Fondo de Cultura Económica/Secretaria de Educación del Estado de Veracruz/ Universidad Veracruzana. México DF, 2011; p. 894

[4] Véase: Bernard, Carmen. Negros esclavos y libres en las ciudades de Hispanoamérica. Fundación Histórica Tavera/ Fundación Hernando de Larramendi. Madrid, 2001. 203 pp.

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Conv. Día de las Humanidades Digitales

Clioscopia como observatorio de historia digital difunde:

Se convoca por primera vez el Día de las Humanidades Digitales. Inscríbanse antes del 10 de junio los interesados en proyectos en que concurren Humanidades y Cómputo en http://dhd2013.filos.unam.mx/ y participa.

Un día en la vida de las Humanidades Digitales (Día HD) es un proyecto de publicación digital común abierta, que convoca a investigadores de todo el mundo interesados en las Humanidades Digitales (principalmente los que hablen o trabajen en español o portugués) para que documenten con texto e imagen (durante un día) las actividades que desarrollan. El objetivo del proyecto es ofrecer en un sitio web el panorama de la actividad desarrollada por los participantes congregados en el evento, de forma que se contribuya a dar respuesta a la pregunta: ¿qué es lo que hacen realmente los humanistas digitales?

 

El proyecto se ha realizado en años anteriores en inglés, y este año se acomete la iniciativa en español y portugués.

¡Inscríbete en http://dhd2013.filos.unam.mx y participa!

Síguenos en Twitter @Red_HD y #DiaHD.

 

 

 

DíaHD es organizado por:

CenterNet

Humanidades Digitales Hispánicas. Sociedad Internacional (HDH)

Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional Autónoma de México

Red de Humanidades Digitales (RedHD)

Faculdade de Ciências Sociais e Humanas, Universidade Nova de Lisboa

Humanidades Digitais, Universidade de São Paulo

 

 

 

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

“Piedras a falta de municiones”: Artillería insurgente y su efectividad en la batalla de Puente de Calderón

La historia siempre tiene un objeto de estudio y en este caso tomaré no las gestas heroicas, ni las afrentas al intelecto de cúmulos de fechas y nombres de sujetos, sino a la tecnología entendida como cultura material, punto de partida para entender las necesidades más próximas de una sociedad que vive una convulsión, un inedito estado de guerra a 202 años de la batalla de Puente de Calderón.

17 de enero de 1811, el movimiento de Miguel Hidalgo en la Nueva España toca fondo,  tras las ultimas victorias realistas los insurgentes entendieron como obvio que una gran fuerza avanzaría sobre ellos, por lo que decidieron no dar batalla dentro de la ciudad de Guadalajara y fomentar un asedio que podría convertirse en una trampa, sino darles cara hacia Zapotlanejo.

Plano coloreado por Magdalena Juárez a partir de una ilustración del siglo XIX, Museo Regional de Guadalajara.
Imagen tomada del libro: Jean Meyer, Hidalgo, México, Editorial Clío, 1996, p. 53.

La disposición de las piezas antes del inicio de la batalla quedó dispuesta al mando de José Antonio Torres y se dispusieron dos baterías de artillería: una al centro en forma de semicírculo con 67 piezas desde 4 hasta 24 pulgadas de calibre, la mayoría eran las traídas desde San Blas[1] y el resto en otra batería en el flanco izquierdo y otro tanto al frente de la división al mando de Gómez Portugal.

En el desarrollo de la Batalla de Puente de Calderón, la vegetación del terreno y el clima jugaron un papel determinante; Zapotlanejo está caracterizado por tener relieves sinuosos, lluvias no muy abundantes y un clima semi-seco.[2] En vísperas de la batalla según Pedro García en sus Memorias detalla.

“El zacate estaba bástate crecido, a la altura de más de media vara, el aire estaba en dirección al ejercito insurgente”[3]

Es decir, la vegetación tipo pasto había crecido poco mas de 40 cm mientras que el viento corría con dirección sur-norte, justamente sobre las cabezas de Hidalgo y compañía; si entendemos esto, no es de extrañar que el fuego que ambas artillerías hiciera prender rápidamente un pasto seco y crecido y que este fuego se dirigiera rumbo a las posiciones insurgentes y cegando a los artilleros. Éstos, ante el temor de no poder reconocer a tiempo una carga de bayonetas realistas, determinaron hacer una descarga general de 82 cañones, hecho que solo aumento el fuego y el humo.[4]

Debemos recordar que al pie de las decenas de cañones insurgentes había una caja de pólvora y municiones, colocada cerca para utilizarse más rápidamente; sin embargo, esta disposición marcó el funesto desenlace de la batalla porque el crecido pasto en llamas, impulsado por la fuerza y dirección del viento prendió algunas, ocasionando un efecto dominó explotando y matando no solo a los artilleros sino a toda la moral y el orden insurgente ante tal visión.[5]

Batalla de Puente de Calderón, óleo, siglo XIX, Museo Nacional de Historia.
Imagen tomada del libro: Jean Meyer, Hidalgo, México, Editorial Clío, 1996, p. 53.

Desgraciadamente para la causa Insurgente, el balance de la encarnizada derrota de Puente de Calderón, implico tambien una gran pérdida de artillería recién elaborada, tanto de dudable calidad como las piezas en madera y cinchos de fierro, como la de buena calidad en sus materiales y de una manufactura magistral digna de cualquier maestranza peninsular, como menciona el 17 de enero de 1811 la mejor espada del reino, Félix María Calleja del Rey.

“Exmo Sr= Son las cuatro de la tarde, hora en que acabo de situarme en el en el campo enemigo, casi inexpugnable, como todos los que elige y guarnecido con 1000 hombres y más de 80 piezas de artillería de todos los calibres, las mas de ellas de las mejores que hay en América.”[6]

Gracias a fuentes como testimonios previos y decomisos posteriores a la batalla conocemos que en Puente de Calderón los insurgentes usaron piezas capturadas que ya existían en Guadalajara y que además utilizaron los hornos de esta villa para fundir los propios, así como obuses y culebrinas.[7]

Para principios de 1811, según el testimonio de una mujer que estaba enterada del movimiento, en el patio de la Audiencia Nacional (despacho de Miguel Hidalgo) había alrededor de 100 cañones montados y desmontados, de calibre medio, 3 cañones más de gran calibre que habían traído de San Blas. En total rondaban los 125 y fueron colocados momentáneamente en distintos puntos.[8]

Un numero corto de los cañones transportados desde Guadalajara al campo de batalla los había traído José Güemes “El Angloamericano”, algunos de los cuales no solo habían sido fundidos en Guadalajara como ya mencioné, sino desde Santa Clara. Del total de cañones se montaron en cureñas 40 piezas de distintos calibres mientras que 96 fueron colocados sobre carretas. [9]

Por otra parte, los operarios dirigidos por el militar Roque Abarca Granados utilizaron en batalla 44 piezas de hierro y bronce que procederían de las fundiciones del rey con calibres de ¾, 2, 3, 4, 6, 8, 12, 16 y 24 pulgadas, además de 43 piezas de bronce de calibres similares fundidos por los mismos insurgentes. Entre estas había cañones, culebrinas, pedreros “recamarados”[10] y pedreros sencillos, mientras que de hierro había solo cañones y pedreros.[11]

La proporción entre el calibre, la longitud y la carga determinan el alcance certero, y los calibres de mayor calibre son los que se desempeñarían de mejor forma en batallas como la de Calderón; sin embargo, los insurgentes solo contaron con 14 piezas de a 12, una de a 16 y una de a  24, el resto de los cañones por su calibre podrían denominarse como portátiles, por lo que su alcance no sería efectivo a mas de 250 metros.[12]

Otra fuente es el parte final de Calleja donde apunta que capturó el total de la artillería, una cifra de 130 piezas[13], confirmando que 43 cañones fueron traídos desde San Blas, pero además detalla su tipo y composición, hechas de bronce: había cañones, culebrinas y pedreros (parecidos a obuses ligeros de solo ½ libra de calibre); mientras que de hierro fabricaron solo pedreros y cañones; además fabricaron sacos de pólvora para varios calibres, cientos de granadas pequeñas de cobre, miles de piezas de “chispa criolla”, decenas de cajas de pólvora y cientos de sacos de metralla.[14]

Plano, elevación y vista de una cureña de bronce… de D. Juan López Peñalver, de la artillería de la plaza de Málaga AGS. Secretaría de Guerra, Legajos, 00764

Se fabricaron dos carros de municiones, además de cohetes con púas de hierro para arrojar a la caballería; esto, con el fin de desorientar a los caballos y destrozar sus cascos al pisarlos[15]; los ingenios artilleros en su modalidad de granadas pequeñas suplieron la falta de armas de fuego como fusiles y mosquetes (para el momento se habían quilatado al enemigo solo 1200 piezas viejas, semi-oxidadas y recompuestas) a ellas se les prendía fuego en la espoleta y se lanzaban mediante hondas. [16]

El destino de toda la artillería insurgente capturada tras la fatídica derrota de Puente de Calderón fue diverso, las mejores 44 piezas fueron conducidas a la recapturada Guadalajara, 8 fueron tiradas a una barranca cercana para evitar su recaptura, mientras que el resto fueros saboteadas colocándoles muñones en las bocas y enterrándolas, de igual forma se llevó a cabo con las balas de cañón.[17]

Hasta este momento debemos detenernos un instante y reflexionar ¿Qué fue lo que salió mal? Si otorgamos la debida importancia a la efectiva manufactura de tecnología artillera que lograron los insurrectos, entonces la respuesta obedece a otras causas. Una opinión de valor historiográfico es la de Fray Servando Teresa de Mier:

“Desde luego Hidalgo se fio demasiado en la muchedumbre, que el vestido no convierte en soldados, y se adelanto a dar batalla a 11 leguas de la ciudad, pudiendo detener mejor al enemigo en su rio entre el puente y la barca. El número excesivo de cañones mas embaraza que aprovecha, porque nada valen sin fusilería  que los sostenga, y muy poco, si son mal servidos. Los de Hidalgo lo eran tan mal que había cañones de 24 puestos entre piedra sin cureña, algunas baterías se quedaron cargadas, y quedó así por ultimo la gran batería, según el parte del comandante de artillería. Solo la ultima que mandaba un anglo-americano cargo hasta con piedras a falta de municiones y sus artilleros quedaron desnudos por que atacaron hasta con sus vestidos”[18]

A pesar de lo aparatosa que fue la derrota para la capacidad tecnológica de los insurgentes, la posterior desbandada al norte del Virreinato de los sobrevivientes no solo obedecía a la necesidad de armamento, ya que en el camino se siguieron produciendo cañones en un par de maestranzas artesanales que aun levantaron con prontitud los insurgentes.

__________________________________________

[1] Teresa de Mier. 1986. p. 35

[2] Vázquez, María del Carmen. 2010. p.47

[3] Herrejón, Carlos. 2009. p. 236.

[4] Ibídem.

[5] Ibíd. p. 237.

[6] Gaceta del Gobierno de México. Tomo II. Miércoles 23 de enero de 1811. pp. 71-72.

[7] Guzmán, Moisés. “Miguel Hidalgo y la Artillería Insurgente” en Revista Ciencia. (2010) Nº 3. p.37.

[8] Guzman, Moises. “L´Occident du Mexique er L´Independance. Sociabilité, révolution et nation. 1780-1821. These pour obtenir le grade de – Docteur de L´Universite de Paris I, Paris, 2004. pp. 420-421

[9] Guzmán, Moisés. “Miguel Hidalgo y la Artillería Insurgente” en Revista Ciencia. (2010) Nº 3. p.37.

[10] Eran primordialmente piezas de uso naval por lo que probablemente no solo se desmontaron las los cañones de las baterías costeras de San Blas; sino que se echo mano de las piezas de los mismos barcos. Se les llama “recamarados” porque como su nombre lo indica poseían una recamara anterior al anima de cañón y de menos grosor que esta para alojar el cartucho de pólvora. Esta clase de cañones solía ser más ligera  que sus homólogos  sin recamara y poseían algunos refinados detalles de construcción que les daba una ligera ventaja a la hora de su utilización. http:// www.todoababor.es/vida_barcos/navsob-recamarados.htm  Consultado en Febrero 21; 14:00 horas.

[11] Guzmán, Moisés. “Miguel Hidalgo y la Artillería Insurgente” en Revista Ciencia. (2010) Nº 3. p.37.

[12] Vázquez, María del Carmen. 2010. p.31

[13] Gaceta del Gobierno de México. Tomo II (Extraordinaria). Miércoles 23 de enero de 1811.

[14] Hernández, Juan. E. 1985. p 302.

[15] En el tratado de artillería de Tomas de Morla se dan cuenta de cohetes utilizados para iluminar campos de batalla enemigo o para asustar a la caballería, probable inspiración de estos artilugios. De Morla, Tomas.1993. vol.2. p.453.

[16] Bustamante, Carlos María. 1985, p 307

[17] Hernández, Juan. E. 1985. p 302.

[18] Teresa de Mier. 1986. p 361.

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

¡Entre Sevilla, La Habana y Orizaba! Una fábrica de cañones para la Nueva España. II

Es oportuno recordar que el crecimiento urbano y la disponibilidad de servicios van siempre de la mano. Ya que la hegemonía de Orizaba en la zona favoreció sin duda el crecimiento demográfico, la traza de la villa tendió a ampliarse con la mejora en la oferta de servicios básicos y el porcentaje de los individuos dedicados a satisfacerlos mediante la transformación de las materias primas; no es por tanto sorpresa que se contara con un gran número de herreros, carpinteros, curtidores de cuero, zapateros, tejedores, albañiles, panaderos, coheteros, etc., y que hubiera cuatro ramos industriales de importancia: el vestido, el tabaco, la madera y los metales.[1]Los dos últimos resultaban esenciales para el desarrollo de la tecnología artillera, ya fuera por la presencia de carpinteros hábiles en la elaboración de los montajes llamados cureñas o de especialistas capaces de hacer tornillos y tuercas para ensamblar las partes móviles como los ejes de las ruedas o el muñón que permitía inclinar la boca del cañón.

Taller de calzado en la Nueva España.

Una vez resuelto el problema de la ubicación definitiva de la real maestranza, se eligió un gran caserío en la calle de Tres Cruces, estructura que ya había sido notada por Escartín, y se dio prioridad al trazo de dos vías para surtir cañones tanto al puerto de Veracruz como a Perote, con miras a que de allí se trasladasen a las zonas ultramarinas del Caribe. Siendo así, se ingenió un camino a cada destino; para el que iba rumbo a Veracruz se recomendó usar bueyes en lugar de caballos, de Paso del Limón a Río Blanco, de aquí trasladarse peligrosamente en balsas hasta Alvarado, de donde podrían trasladarse cañones fluvialmente  y de forma segura, a fin de almacenarlos en el puerto. Se estimaba la utilización de 109,350 varas lineales (130.9 km aproximadamente) de calzada para reparar el camino, así como de numerosos puentes, a un costo total de $217 175 pesos. El camino con destino a Perote,  tomaba rumbo al oeste hacia Aguatlán y de allí a San Carlos, estimándose el uso de solo 37,912 varas lineales (45.4 km aproximadamente) de calzada para reparar el camino y un costo total en reparaciones de $105, 320 pesos. [2]

Volvamos a Veracruz, año de 1778. En febrero el Brigadier de ingenieros españoles Manuel de Santiesteban reconoció que la opción de Orizaba era la mejor, por lo que para llenar adecuadamente lo que pensaba serían los últimos detalles de la gestión de la maestranza real, acató la orden del virrey Bucareli de inspeccionar el estado de las minas cercanas a Perote a fin de saber si sería conveniente explotarlas para la obtención de cañones. Se recorrieron así las minas “Santísima Trinidad”, “Santa Rosa de Lima” y “San Carlos” en las barrancas de Tenepanoya, mientras que en el paraje de Temextla se visitaron “Santa Gertrudis” y “Nuestra Señora de la Luz”, con el propósito de tomar muestras de su producción de cobre. Según los resultados obtenidos de todas en el mes de marzo, su cobre era de muy buena calidad para fabricar artillería de bronce, purificándolo con un diez por ciento de estaño fino. Se estableció, por tanto que para esas minas podrían aplicarse dos modelos: ponerlas a cargo de la Real Hacienda o que se comprara el bronce a los dueños particulares a un precio estimado de $13.00 a $14.00 pesos el quintal –46 kilogramos—, más el costo del flete por cada quintal que se transportara a Orizaba.[3]

Diseño de cañones según la real ordenanza de 1742.

El conjunto de descripciones, cálculos y planos se enviaron a Madrid para obtener el último visto bueno por parte de los expertos facultados por la Corona. Éstos, sin embargo, tras un análisis minucioso, se negaron a apoyar el proyecto del virrey novohispano por razones económicas, aunque también políticas.

El principal el principal detractor de la propuesta de Bucareli en España fue el conde Félix Gazola, director y fundador de la real Academia de Artillería del Alcázar de Segovia, quien consideró que las propuestas de Ortúzar eran demasiado protagónicas, que se exageraba la distancia a Veracruz y le parecía que los precios eran demasiado elevados. Mencionaba, por ejemplo, que cada cañón de 24 pulgadas de calibre que si cada cañón producido en Orizaba costaría $160,000.00 reales, mientras en España sería de alrededor de $32,000.00 reales… [4]

 

Para continuar leyendo véase:

GALLEGOS, Eder. 2012. “Entre Sevilla, la Habana y Orizaba. Una fabrica de cañones del siglo XVIII.” en Revista Bicentenario. El ayer y hoy de México. Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, México D.F. vol. IV. núm. 16, pp. 6-11. ISSN: 2007-2775.

 


[1] Ribera Carbó. 2002. pp. 41-42; Valle Pavón. 1996. pp. 141-149; Valle Pavón. 2003. pp. 189-215.

[1] Según lo indica la tabla de distribución de individuos ocupados en la industria de la transformación por ramos. Basada en el “Padrón General de familias Españolas, castizas y mestizas” y el de “Familias Pardas y Morenas” de 1791, Valle Pavón. 2003.  p. 192

[2] AGI. Indiferente General. 1901. Informe de Pedro Ponce sobre el reconocimiento de las minas. Perote 13 de marzo de 1778

[3] AGN, Correspondencia de Virreyes. 1ª serie, vol. 100, exp. 10, f. 130. Plano, perfiles y elevación de la casa aprobada para erigir una Real Fundición de Artillería Permanecerte, año de 1777

[4] AGI. Indiferente General. 1901. Relación  Ponce y  Panes, Orizaba, 16 de julio de 1777.

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

¡Entre Sevilla, La Habana y Orizaba! Una fábrica de cañones para la Nueva España. I

El estado del armamento en la Nueva España dejó mucho que desear desde principios del siglo XVIII, pues no eran pocas las dificultades de la península para surtir al Nuevo Mundo. Los extensos territorios debían cubrirse con una real armada en mal estado, una burocracia ineficiente, las inclemencias del tiempo en los viajes transatlánticos y la  escasez en las fundiciones de la metrópoli, que apenas podían hacer frente a sus propias exigencias.

Navío español de abastecimiento.

Si a esto se suma la especulación por la abundancia y costo de metales en América, obtendremos un resultado desastroso. Por ello, la Corona planeó la construcción de una maestranza de Indias, fábrica que dotara de artillería a la América septentrional y el Caribe, como una forma de complementar los envíos tradicionales.

El virrey Baltasar de Zúñiga había previsto desde 1717 la imperiosa necesidad de la tecnología artillera en los territorios del actual México. Por ello pidió el envío de dos fundidores expertos, a fin de se erigiera una maestranza para la construcción y reparación de nuevas piezas de armamento, según la disponibilidad y el bajo costo de los metales en el territorio. Su petición fue expedida dentro de una carta personal a Felipe V con fecha de 11 de junio y se le respondió el  3 de enero de 1718 con la orden de envío de un operario facultado para la edificación de una o dos fábricas de cañones.[1]

Sin embargo, no sería hasta dos años después que un fundidor de la maestranza de Pamplona llamado José Escartín estaría dispuesto a ir a Nueva España, no sin antes establecer un contrato con la Corona en el que se estipulaban  las condiciones para su pago, fletes, viáticos para él y su familia, la designación de tres ayudantes y su reconocimiento como Maestro Mayor Fundidor. Tras su llegada a Veracruz, Escartín decidió peinar la zona, pues consideraba que la maestranza debería erigirse estratégicamente en las proximidades del puerto, escogiendo dos caseríos ubicados en la calle de Tres Cruces en la villa de Orizaba.[2]

Fue el primer intento de la recién entronada casa real de los Borbones por introducir una tecnología que mejoraba a pasos agigantados. Pero los beneficios para el erario público no eran muy obvios y, al parecer, el peligro aún no parecía acuciante como para generar tales gastos, estimados según los fundidores auxiliares y los maestros carpinteros en $63,197.00 pesos de antaño, sin incluir $2,000.00 del costo de dos hornos de fundición y gastos posteriores, como madera para las cureñas y carbón destinado a los hornos de fundición. [3]

Horno de fundición de artillería.

De allí que en 1722 el virrey decidiera cancelar el proyecto, presionado además por una carta de José del Campillo (secretario de José Patiño, Intendente general de la Marina y el Ejército), donde éste dejaba entrever que existiría una nueva instrucción para erigir la fabrica, no en Orizaba, sino en La Habana. Posteriormente se aclararía que todo había sido un malentendido, pero la vicisitud alimentó el escepticismo sobre la viabilidad del proyecto de Juan de Acuña, el nuevo virrey,  quien se inclinaba más por el tradicional sistema de envíos de artillería desde Sevilla. [4]

De este curioso antecedente podemos inferir que, si bien la especulación sobre la calidad, abundancia y bajo costo de metales en el territorio novohispano (cobre y estaño para fabricar artillería de bronce) desde la península eran clave para las propuestas a favor, existía en contra un aparato burocrático que, en la práctica, solo generaba confusiones y superposición de mandos, escasez de operarios españoles dispuestos a trasladarse  a las Indias y segregación en los mandos militares, provocando ausencia de auxiliares novohispanos con conocimientos previos.

La caída de La Habana en 1762 y la cesión de Florida a Inglaterra en 1763 volvió la defensa militar una empresa capital en la agenda de la Corona. Así, habiendo transcurrido 46 años de haberse descartado el primer proyecto, el virrey Marqués de Croix volvería a pensar en construir una fábrica de artillería próxima al golfo de México, para auxiliar al Caribe y defender a la Nueva España de una gran invasión terrestre que se creía inminente.

El virrey dio la orden en 1768 al gobernador de Veracruz Félix de Terras de prestar toda su ayuda al fundidor español Francisco de Ortúzar, para el reconocimiento de un sitio adecuado para el nuevo proyecto de maestranza en las inmediaciones del puerto de Veracruz. Tras recorrer 25 leguas alrededor de esta población, acompañado del capitán de artillería peninsular Andrés Sanz, siguieron hacia el camino de Jalapa sin examinar Orizaba y determinaron que el lugar idóneo era un sitio llamado Molino de Villa a dos leguas del Camino Real de Perote y 30 de Veracruz. Pero no se llegó a una resolución definitiva, pues sólo se les había designado para reconocer la zona.

En una nueva expedición ordenada por el virrey Antonio de Bucareli en septiembre 1776, Ortúzar, esta vez con el español Diego Ponce, director de las obras de construcción de la nueva fortaleza de Perote, ratificaron la locación anterior. El dilema era entonces saber si se trataba de hacer una maestranza temporal o permanente. Se pensó que, de ser provisional, con situarse en Molino de Villa hubiera bastado para el traslado de las piezas de artillería. Sin embargo, en caso de ser permanente, el terreno sinuoso obligaba a trazar dos caminos, de entrada y salida, así como una vía fluvial para dar mayor facilidad al traslado de cañones al puerto de Veracruz.

Finalmente, el virrey les hizo saber que el fin no era nada más erigir una maestranza temporal para abastecer al fuerte de San Carlos, sino que vislumbraba construir una fábrica que abasteciera a la fortaleza de San Juan de Ulúa y a los presidios del Caribe. Ante esto, Diego Ponce comenzó, el 17 de marzo de 1777, un nuevo recorrido de los alrededores de Veracruz, para concluir el 16 de julio lo mismo que Escartín había concluido 55 años atrás; Orizaba era el sitio ideal para la maestranza.[5]

Litografia Villa de Orizaba, siglo XVIII

¿Por qué era Orizaba un sitio ideal para construir la fábrica de artillería? Una razón fue que contaba con una pujante población, lo cual años antes, en 1774, la llevó a obtener el título de villa. En esta época, además, ejercía una férrea hegemonía sobre el circulante de la región, invertido en grandes construcciones. Contaba también con grandes edificaciones, que existían gracias al poder económico y político de los ricos comerciantes y cosecheros que allí residían al tiempo que sus recientes obras públicas, como calzadas, puentes y zanjas habían mejorado considerablemente el transito tanto por la villa como por el valle que la circundaba. [6]

 

Para continuar leyendo véase:

GALLEGOS, Eder. 2012. “Entre Sevilla, la Habana y Orizaba. Una fabrica de cañones del siglo XVIII.” en Revista Bicentenario. El ayer y hoy de México. Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, México D.F. vol. IV. núm. 16, pp. 6-11. ISSN: 2007-2775.

 


[1] [1] Baeza, Ascensión. 2005. p. 879.

[2] AGI. México, 2419. Reales Cedulas de Nombramiento, Madrid, 13 de marzo de 1720.

[3] AGI. México, 2419. Reales Cedulas de Nombramiento, Madrid, 13 de marzo de 1720.

[4] AGI. Indiferente General., 89. Valero a Fiaban González de Calderón, México, 23 de mayo de 1722 en testimonio de los Autos hechos sobre la fundición en Orizaba, fs. 6v-7v.

[5] AGN, Correspondencia de Virreyes. 1ª serie, vol. 100, exp. 10, f. 130. Plano, perfiles y elevación de la casa aprobada para erigir una Real Fundición de Artillería Permanecerte, año de 1777

[6]. AGI. Indiferente General., 1901. Relación de Ponce y Diego Panes, Orizaba, 16 de julio de 1777.

 

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Dos años a la deriva

“El mar es un azar ¡Qué tentación echar una botella al mar!” diría Mario Benedetti, asi, como una botella que se lanza al océano de la red, comenzó este incierto proyecto llamado Clioscopia.

Corría el año de 2010, hacia unos meses que el autor de esta bitácora había participado como ponente en la IX Cumbre iberoamericana de comunicación política en Buenos Aires, donde el tema de las redes sociales bullía, desbordaba y parecía a punto de empapar todos los aspectos socioculturales del mundo. Mientras tanto, la mayoría de las naciones latinoamericanas celebraban su barroco “bicentenario”, una oportunidad única para que la sociedad volteara un instante hacia los historiadores, aunque la mayoría de sus voces fueran secuestradas (algunos con síndrome de Estocolmo) por los intereses políticos de las distintas naciones en celebración.

Era un momento oportuno para la escritura desde mi trinchera, la de un estudiante de últimos semestres del grado y no podía desaprovecharla, quería ser leído, aunque fuera desde una humilde plataforma y reconociendo mis limitaciones. Coincidencia o no, por diferencias en lineas de pensamiento, una columna periodística que solía tener en un medio  de la provincia mexicana fue cancelada por la redacción. Las razones, una mezcla de  política y asuntos personales, pero había sido un ejercicio de “ensayos reflexivos” para continuar, a pesar del todo.

¡Que alegría ver madurar los proyectos! Un día como hoy nació Clioscopia, con un ensayo comparativo entre los dos bicentenarios que viví, el próximo mexicano y sus antípodas argentinas. Nueva coincidencia es que hoy mismo ese humilde blog, que comenzó con la entrañable lectura de familiares y amigos, ha devenido en la publicación de un articulo en Italia compartiendo créditos con Gabriel García Márquez, el ser citado en la Pontificia Universidad Católica de Chile y ayer mismo ser aprobado por el consejo científico para adscribirse a Hypotheses.org. Plataforma de alojamiento web de cerca de 500 blogs de investigación en humanidades de todo el mundo. Parte del proyecto OpenEdition, un portal dedicado a la publicación electrónica apoyado por el Centre for open electronic publishing (CLEO), Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), la École des Hautes Études en Sciences Sociales-París (EHESS), la Universidad de Provence y la Universidad de Avignon.

Una disculpa por lo limitado de mis letras, por la atrevida  juventud y por las carencias formativas desde el principio de este Blog.

Gracias a ti por tomarte un instante de tu tiempo para compartir esta botella navegante que es Clioscopia, en la que solo puse versos en desorden, en la espera confiado de que un día llegue a una playa cándida y salobre. Gracias Benedetti… Gracias a todos.

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Clioscopia

Clioscopia es un proyecto abierto a la discusión con jóvenes y no tan jóvenes amantes del Clio, que buscan nuevas lentes para mirar nuestro entorno: Periscopios del presente y del pasado que se encuentran en la deriva, aparentemente infinita, del océano del conocimiento histórico. Con énfasis de la historia de América Latina en general y de México en particular. Mayormente interesado en temas de índole colonial, historia militar, historia de las ciencias y la tecnología, historia inmediata y la aplicación de las redes sociales a la historiografía.

Eder Gallegos

Historiador por vocación. Hombre en formación. Viajero por destino. Internauta arrepentido.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook