¡Entre Sevilla, La Habana y Orizaba! Una fábrica de cañones para la Nueva España. II

noviembre 1, 2012
Por

Es oportuno recordar que el crecimiento urbano y la disponibilidad de servicios van siempre de la mano. Ya que la hegemonía de Orizaba en la zona favoreció sin duda el crecimiento demográfico, la traza de la villa tendió a ampliarse con la mejora en la oferta de servicios básicos y el porcentaje de los individuos dedicados a satisfacerlos mediante la transformación de las materias primas; no es por tanto sorpresa que se contara con un gran número de herreros, carpinteros, curtidores de cuero, zapateros, tejedores, albañiles, panaderos, coheteros, etc., y que hubiera cuatro ramos industriales de importancia: el vestido, el tabaco, la madera y los metales.[1]Los dos últimos resultaban esenciales para el desarrollo de la tecnología artillera, ya fuera por la presencia de carpinteros hábiles en la elaboración de los montajes llamados cureñas o de especialistas capaces de hacer tornillos y tuercas para ensamblar las partes móviles como los ejes de las ruedas o el muñón que permitía inclinar la boca del cañón.

Taller de calzado en la Nueva España.

Una vez resuelto el problema de la ubicación definitiva de la real maestranza, se eligió un gran caserío en la calle de Tres Cruces, estructura que ya había sido notada por Escartín, y se dio prioridad al trazo de dos vías para surtir cañones tanto al puerto de Veracruz como a Perote, con miras a que de allí se trasladasen a las zonas ultramarinas del Caribe. Siendo así, se ingenió un camino a cada destino; para el que iba rumbo a Veracruz se recomendó usar bueyes en lugar de caballos, de Paso del Limón a Río Blanco, de aquí trasladarse peligrosamente en balsas hasta Alvarado, de donde podrían trasladarse cañones fluvialmente  y de forma segura, a fin de almacenarlos en el puerto. Se estimaba la utilización de 109,350 varas lineales (130.9 km aproximadamente) de calzada para reparar el camino, así como de numerosos puentes, a un costo total de $217 175 pesos. El camino con destino a Perote,  tomaba rumbo al oeste hacia Aguatlán y de allí a San Carlos, estimándose el uso de solo 37,912 varas lineales (45.4 km aproximadamente) de calzada para reparar el camino y un costo total en reparaciones de $105, 320 pesos. [2]

Volvamos a Veracruz, año de 1778. En febrero el Brigadier de ingenieros españoles Manuel de Santiesteban reconoció que la opción de Orizaba era la mejor, por lo que para llenar adecuadamente lo que pensaba serían los últimos detalles de la gestión de la maestranza real, acató la orden del virrey Bucareli de inspeccionar el estado de las minas cercanas a Perote a fin de saber si sería conveniente explotarlas para la obtención de cañones. Se recorrieron así las minas “Santísima Trinidad”, “Santa Rosa de Lima” y “San Carlos” en las barrancas de Tenepanoya, mientras que en el paraje de Temextla se visitaron “Santa Gertrudis” y “Nuestra Señora de la Luz”, con el propósito de tomar muestras de su producción de cobre. Según los resultados obtenidos de todas en el mes de marzo, su cobre era de muy buena calidad para fabricar artillería de bronce, purificándolo con un diez por ciento de estaño fino. Se estableció, por tanto que para esas minas podrían aplicarse dos modelos: ponerlas a cargo de la Real Hacienda o que se comprara el bronce a los dueños particulares a un precio estimado de $13.00 a $14.00 pesos el quintal –46 kilogramos—, más el costo del flete por cada quintal que se transportara a Orizaba.[3]

Diseño de cañones según la real ordenanza de 1742.

El conjunto de descripciones, cálculos y planos se enviaron a Madrid para obtener el último visto bueno por parte de los expertos facultados por la Corona. Éstos, sin embargo, tras un análisis minucioso, se negaron a apoyar el proyecto del virrey novohispano por razones económicas, aunque también políticas.

El principal el principal detractor de la propuesta de Bucareli en España fue el conde Félix Gazola, director y fundador de la real Academia de Artillería del Alcázar de Segovia, quien consideró que las propuestas de Ortúzar eran demasiado protagónicas, que se exageraba la distancia a Veracruz y le parecía que los precios eran demasiado elevados. Mencionaba, por ejemplo, que cada cañón de 24 pulgadas de calibre que si cada cañón producido en Orizaba costaría $160,000.00 reales, mientras en España sería de alrededor de $32,000.00 reales… [4]

 

Para continuar leyendo véase:

GALLEGOS, Eder. 2012. “Entre Sevilla, la Habana y Orizaba. Una fabrica de cañones del siglo XVIII.” en Revista Bicentenario. El ayer y hoy de México. Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, México D.F. vol. IV. núm. 16, pp. 6-11. ISSN: 2007-2775.

 


[1] Ribera Carbó. 2002. pp. 41-42; Valle Pavón. 1996. pp. 141-149; Valle Pavón. 2003. pp. 189-215.

[1] Según lo indica la tabla de distribución de individuos ocupados en la industria de la transformación por ramos. Basada en el “Padrón General de familias Españolas, castizas y mestizas” y el de “Familias Pardas y Morenas” de 1791, Valle Pavón. 2003.  p. 192

[2] AGI. Indiferente General. 1901. Informe de Pedro Ponce sobre el reconocimiento de las minas. Perote 13 de marzo de 1778

[3] AGN, Correspondencia de Virreyes. 1ª serie, vol. 100, exp. 10, f. 130. Plano, perfiles y elevación de la casa aprobada para erigir una Real Fundición de Artillería Permanecerte, año de 1777

[4] AGI. Indiferente General. 1901. Relación  Ponce y  Panes, Orizaba, 16 de julio de 1777.


Eder Gallegos

27 años. Veracruz. México. Licenciado en Historia con mención honorifica por la Universidad Veracruzana, (México) estudios del Máster en Historia de América Latina por la Universidad Pablo de Olavide (España), estancia en la Universidad Nova de Lisboa (Portugal). Diplomado en Conocimiento vital del Caribe “Cartagena de Indias” por la Universidad Tecnológica de Bolivar (Colombia). Estudiante del Doctorado en Historia por El Colegio de México A.C, promoción 2013-2016. Ha publicado capítulos de libro en Argentina y Colombia, así como artículos de divulgación en Italia y México.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

Posted in: Historia tecnológica, Indiferente general

Deja un comentario

Like on

Like to me

Follow me

Follow me

Share me

Share me

Visitas

contador de visitas


DERECHOS DE AUTOR DE ESTE BLOG


Carnets de recherche